¿Estaremos preparados para una jornada laboral de 40 horas?

La reducción de la jornada laboral a 40 horas será un tema central del próximo Gobierno. Lo que preocupa a las empresas e industrias. Debido a la realidad que estamos viviendo, ¿es conveniente exigir este cambio a las compañías y colaboradores? 

Quienes han disminuido voluntariamente su jornada, han observado impactos positivos en la calidad de vida de sus colaboradores e incluso iguales o mejores resultados en su negocio. En su mayoría, estas empresas lo han hecho apoyados en la tecnología y mejorando sus procesos para incrementar la eficiencia y productividad de los trabajadores. Se trata de ofrecer un mismo servicio o producto en menor tiempo. 

Si bien estas condiciones son cada vez más accesibles, no son fáciles de implementar a toda escala y requieren un aumento en la capacidad profesional; algo difícil de lograr sin los recursos adecuados. 

Avanzar hacia la reducción horaria parece ser posible en un mundo tecnológico y eficiente, pero su implementación traerá inevitablemente un costo, o más bien una inversión, del que no se hace cargo el actual proyecto de ley, generando mayor incertidumbre en medio de las múltiples crisis que enfrentamos, y que amenazan la sostenibilidad económica de las empresas. 

Francisco Larraín

Doctor en Educación, MBA. experiencia en los sectores de educación, instituciones sin fines de lucro y gestión de personas en empresa privada. Director de programas de educación continua y postgrado. Especializado en desarrollo organizacional y de personas, diseño de procesos de transformación organizacional, y en desarrollo de capacidades para la implementación de mejoras.