La inteligencia artificial como puerta de entrada a nuevas oportunidades: Cambio de paradigma

No se puede negar que la inteligencia artificial está impactando el mercado laboral y, a pesar de que la tecnología siempre es un aporte, aún existe una visión negativa de su integración relacionada a la “destrucción de empleos”. Esto se convierte en un obstáculo para observar de manera clara las oportunidades que se pueden presentar con este cambio; tal como la revolución industrial dejó obsoletas ciertas actividades, también generó otras y el mercado se adaptó a ellas. 

Dicho esto, debemos dar validación a una nueva hipótesis: la inteligencia artificial no viene a deshacer puestos de trabajo, sino a llenar los espacios que van dejando las personas cansadas de seguir cumpliendo funciones que ya no les entregan sentido ni propósito a sus vidas. 

Es normal que todos vayamos buscando nuevos objetivos y también es indispensable que, a medida que crecemos como sociedad, se derriben mitos y cambien paradigmas asumidos como inequívocos. No todas las empresas deben hacerse expertas en robótica, automatización e inteligencia artificial, pero va a ser necesario que externalicen los procesos de automatización desde un proyecto estratégico de transformación digital. 

El cual, sí, es un cambio tecnológico, pero también cultural y se logra mediante la alianza con partners capaces de crear, por ejemplo, servicios especializados y ETL (proceso de compilación de datos) que estén integrados a los sistemas operativos de cada empresa. El objetivo es ser eficiente en la captura, modelamiento, interpretación y transformación de los datos. Esto agiliza la actividad económica, crea información de valor y da continuidad operacional entre los distintos componentes para apoyar la toma de decisiones. 

Por otro lado, este modelo es una puerta de entrada para la captación de nuevos talentos de personas inmersas en un mundo digital, con aspiraciones a enfrentar el desafío de las Tecnologías de la Información. En lo práctico, es momento de asesorarse y cambiar las formas tradicionales de resolver los problemas de contratación y eficiencia, aliando íntimamente cultura y tecnología.  

Antes se decía que el mundo está cambiando, hoy el mundo ya cambió. Nuevos modelos de negocio generan nuevos mercados atractivos para los consumidores y para la fuerza laboral. La disrupción digital es, principalmente, hacerse cargo de los nuevos lenguajes para comunicar valor a nuestros clientes y colaboradores de cara a un escenario en que cada persona tiene las opciones del mundo en su mano. 

José Tomás

Guzmán

Socio Líder en Tecnología Addval Sociólogo de la P. Universidad Católica de Chile. Más de 10 años de experiencia en desarrollo y gestión de tecnologías para el sector financiero, salud, automotriz, minería y creativo. Consultor organizacional con especialidad en formación de equipos de alto rendimiento y facilitación de proyectos de transformación.